ORA  ET  LABORA

… y cuando la campana de la torre da la hora, esta no rompe el silencio sino que lo sostiene.

Una vida ordenada, facilita el encuentro